El Ministerio Público informó que el Fiscal General del Estado, Javier Díaz Verón ofició de mediador en el conflicto entre autoridades y alumnos de la Universidad Católica y logró conciliar las posturas, lo que puso final a una crisis que se extendió por 40 días.Díaz Verón resaltó la importancia del diálogo y “valoró el pacto” y “esa confianza que depositaron en el Ministerio Público tanto estudiantes como autoridades de la Católica”.“Evidentemente la palabra sigue teniendo amplio valor para zanjar diferencias y quedó demostrado que, cuando las partes asumen el compromiso de una escucha activa, su resultado no puede ser más gratificante que los acuerdos”, manifestó el alto funcionario.”Para nosotros, como Ministerio Público, es de enorme satisfacción el resultado que tuvo el encuentro que hemos propiciado en nuestra propia casa, que siempre queremos mantenerla abierta al servicio de los actores de la sociedad”, concluyó.