Deutsche Welle. Aunque el estado de Nueva York no contempla la pena capital en su sistema penal, que tiene la cadena perpetua como máxima pena, Saipov sí podría recibir una condena a muerte en un juicio federal por terrorismo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió una condena a muerte para Sayfullo Saipov, el presunto terrorista simpatizante del Estado Islámico (EI) que este martes mató a ocho personas en un atropello múltiple en Nueva York.

“El terrorista de Nueva York estaba contento cuando pidió colgar la bandera del EI en su habitación del hospital. Mató a 8 personas, dejó gravemente heridas a 12. ¡Debería recibir la pena de muerte!”, dijo Trump en un mensaje en Twitter

El presunto autor del reciente atentado terrorista de Nueva York, Sayfullo Saipov, compareció hoy por primera vez ante una jueza para conocer los procedimientos judiciales antes de conocer la acusación formal. Saipov llegó ante la jueza Barbara Moses en una silla de ruedas a causa de la herida en la cadera que sufrió por el disparo de un policía después de que presuntamente cometiera el atentado terrorista más grave que sufre Nueva York desde el 11S.

Ataque terrorista en Nueva York

De acuerdo con las autoridades, el inmigrante uzbeko es el responsable del atropello múltiple que el martes causó ocho muertos y una docena de heridos, y sostienen que perpetró el ataque en nombre del grupo terrorista Estado Islámico (EI). Según periodistas de medios locales que asistieron a la vista judicial, Saipov entró al tribunal esposado y con grilletes en los pies poco después de las 18.00 hora local (22.00 GMT), para que le leyeran sus derechos procesales. Por medio de un intérprete ruso oyó los procedimientos y sólo utilizó el inglés para darle gracias a la magistrada.

El abogado que lo representa, David Patton, indicó que esta misma noche quedará en una celda, ya que ha sido dado de alta del hospital Bellevue, donde quedó ingresado poco después de ser detenido para recibir atención por la herida de bala que sufrió. Patton declaró a los periodistas al final de la audiencia que confiaba en que la Justicia cumpla su papel, a pesar de la atención del caso.